sábado, 17 de diciembre de 2016

GENEALOGÍA DE JESÚS Mateo 1,1-17.



Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham:
Abraham fue padre de Isaac; Isaac, padre de Jacob; Jacob, padre de Judá y de sus hermanos.
Judá fue padre de Fares y de Zará, y la madre de estos fue Tamar. Fares fue padre de Esrón;
Esrón, padre de Arám; Arám, padre de Aminadab; Aminadab, padre de Naasón; Naasón, padre de Salmón.
Salmón fue padre de Booz, y la madre de este fue Rahab. Booz fue padre de Obed, y la madre de este fue Rut. Obed fue padre de Jesé;
Jesé, padre del rey David. David fue padre de Salomón, y la madre de este fue la que había sido mujer de Urías.
Salomón fue padre de Roboám; Roboám, padre de Abías; Abías, padre de Asá;
Asá, padre de Josafat; Josafat, padre de Jorám; Jorám, padre de Ozías.
Ozías fue padre de Joatám; Joatám, padre de Acaz; Acaz, padre de Ezequías;
Ezequías, padre de Manasés. Manasés fue padre de Amón; Amón, padre de Josías;
Josías, padre de Jeconías y de sus hermanos, durante el destierro en Babilonia.
Después del destierro en Babilonia: Jeconías fue padre de Salatiel; Salatiel, padre de Zorobabel;
Zorobabel, padre de Abiud; Abiud, padre de Eliacím; Eliacím, padre de Azor.
Azor fue padre de Sadoc; Sadoc, padre de Aquím; Aquím, padre de Eliud;
Eliud, padre de Eleazar; Eleazar, padre de Matán; Matán, padre de Jacob.
Jacob fue padre de José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, que es llamado Cristo.
El total de las generaciones es, por lo tanto: desde Abraham hasta David, catorce generaciones; desde David hasta el destierro en Babilonia, catorce generaciones; desde el destierro en Babilonia hasta Cristo, catorce generaciones. (Palabra del Señor)


Esta lectura de muchos nombres, raros para nuestra cultura , nos habla de la familia de Jesús. Y nos hablan de un Jesús humano, de alguien que nació en el seno de una familia como todas, con sus ascendencias, con sus ancestros. Menudo trabajo del autor de la genealogía. Hoy con todas las técnicas, nos es difícil llegar hasta diez generaciones anteriores. El autor nos trae 42 generaciones hasta llegar a Jesús

Los judíos tenían pasión por determinar la relación de números; tres es el número de la divinidad. Catorce, es el doble de siete que es el número de la perfección 3 x 14 = 42 generaciones, en que hubo santos y pecadores,  pues no todos fueron buenos amores que precedieron a los nacimientos. Es que Jesús está enraizado en la raza humana, donde hay buenos y malos, donde hay santos y pecadores.

Desde Abraham, pasando por David, llegando a José, esposo de María, de la cual  nació Jesús.

Como hijo de David, es la respuesta de Dios a las expectativas del pueblo judío .Como hijo de Abraham, es una fuente de bendición para todas las naciones. Judíos y paganos, todos ven realizadas sus esperanzas en Jesús.  Mateo expresa la convicción de que Jesús nació en el momento preciso, establecido por Dios.


 ¿ Y después? Después venimos nosotros, familia de Jesús. Una familia donde también hay buenos y malos, hay santos y pecadores, estamos vos y yo, todos los que caminamos, nos esforzamos, triunfamos y fracasamos. Todos en busca de la meta. Y entre nosotros, enraizado si vale la palabra, este Dios hombre que vivió en nuestra tierra, que estuvo sujeto a las mismas limitaciones humanas que cada uno, que tuvo sueño, hambre, que al nacer su madre le cambiaba pañales, le daba de mamar, le enseño a caminar, a hablar…


Después venimos nosotros metidos cada uno en su familia, y como Jesús, nacemos en el tiempo oportuno, con antecesores y  descendientes, y también algún día sabremos  porque fuimos puente entre ellos y los anteriores. Todos nacemos con una misión. La genealogía de Jesús lo ubica en el tiempo preciso, en el momento oportuno… nuestra propia genealogía nos relata en este tiempo, con esta familia, con estos amigos, en este trabajo… ¿por qué? ¿Para qué?

Falta poco para la Navidad. Tiempo de balances, preguntas y esperar respuestas… que Dios nos ayude a prepararnos bien.

Buena jornada para todos.
Publicar un comentario