jueves, 5 de enero de 2017

FELIPE Y NATANAEL Juan 1,43-51.


Jesús resolvió partir hacia Galilea. Encontró a Felipe y le dijo: "Sígueme".
Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y de Pedro.
Felipe encontró a Natanael y le dijo: "Hemos hallado a aquel de quien se habla en la Ley de Moisés y en los Profetas. Es Jesús, el hijo de José de Nazaret".
Natanael le preguntó: "¿Acaso puede salir algo bueno de Nazaret?". "Ven y verás", le dijo Felipe.
Al ver llegar a Natanael, Jesús dijo: "Este es un verdadero israelita, un hombre sin doblez".
"¿De dónde me conoces?", le preguntó Natanael. Jesús le respondió: "Yo te vi antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera".
Natanael le respondió: "Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel".
Jesús continuó: "Porque te dije: 'Te vi debajo de la higuera', crees . Verás cosas más grandes todavía".
Y agregó: "Les aseguro que verán el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre." (Palabra del Señor)


Dice la Palabra que Jesús  encontró a Felipe…se supone que vio a muchos, se cruzó con muchas personas, entre la gente. “encontró” a Felipe.  Y Felipe, tuvo la gracia de “encontrarse” con Jesús.  ¿Por qué Felipe y no otros? ¿Por qué vos?, ¿por qué yo?

A veces me pregunto ¿por qué yo?
y sólo me respondes
porque quiero
es un misterio grande
que nos llames
así, tal como somos a tu encuentro. (Dice la canción Esto que soy, esto te doy de Eduardo Meana)


y si, ¿por qué Felipe, por qué nosotros? ¿Qué vio el señor al llamarnos? Es parte del descubrir, de aprender a mirar con profundidad, a agradecer, y vivir en consecuencia… ¿ es un honor? Quizás… pero más, una responsabilidad que nos lleva por si mismo a hacer lo de Felipe: encontrarse con Él, experimentar, y compartir luego llevar a Jesús a dónde vamos.

Es lo que hizo Felipe. Se encontró con Jesús, fue, vio, experimentó, y lo compartió con Natanael: un israelita verdadero, un hombre sin doblez, le dijo Jesús.

Se ve que Natanael era uno de esos israelitas sabios que esperaban a Dios con pasión pues si le dice israelita verdadero, se supone que es porque sabe deshacerse de sus propias ideas cuando percibe que no coinciden con el proyecto de Dios. Él , esperaba al Mesías, quizás a la manera que se lo esperaba: ostentoso, poderoso, fuerte, capaz de derrotar al opresor… sin embargo se encuentra con Jesús con el que no encontraba coincidencias con lo aprendido, sin embargo lo aceptó, y cambió su manera de pensar.

Le dice Jesús que lo conoce desde siempre…que lo vio debajo de la higuera antes que Felipe lo llamara… percibo que esa mirada reposa sobre cada uno de nosotros. Algún día dirá que deja 99 ovejas buenas para ir a buscar a la perdida.  Se nota que está atento, y que nos conoce, sabe de nuestras alegrías, de nuestros pensamientos, y nos propone, sí, nos propone (porque nunca impone nada) que lo sigamos y veamos de que se trata.

Que podamos dejarnos encontrar por Jesús, que nos conoce, que busca el bien y la felicidad, que nos ama tal cual somos, que nos da la libertad para que,  por medio de ella lleguemos a su encuentro. Luego el camino es  seguirlo, ver, convencernos y llamar a otros.


Entonces redescubro una verdad:
mi vida, nuestra vida es Tu tesoro.
Se trata entonces sólo de ofrecerte
con todo nuestro amor,
esto que somos.


Buena jornada para todos…
Publicar un comentario