jueves, 16 de febrero de 2017

¿QUIEN DICE LA GENTE QUE SOY YO? Marcos 8,27-33.


Jesús salió con sus discípulos hacia los poblados de Cesarea de Filipo, y en el camino les preguntó: "¿Quién dice la gente que soy yo?".
Ellos le respondieron: "Algunos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los profetas".
"Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?". Pedro respondió: "Tú eres el Mesías".
Jesús les ordenó terminantemente que no dijeran nada acerca de él.
Y comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar después de tres días;
y les hablaba de esto con toda claridad. Pedro, llevándolo aparte, comenzó a reprenderlo.
Pero Jesús, dándose vuelta y mirando a sus discípulos, lo reprendió, diciendo: "¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres". (Palabra del Señor)


Preguntas de Jesús. Es que le interesaba saber lo que la gente pensaba y decía de Él. Nos muestra el rostro humano del Maestro. Era importante saber si la gente estaba entendiendo el mensaje o no. Le daban el rango de profeta, presente, reencarnado… entonces quiere saber qué piensan aquellos que están todo el día con Él, que escuchan su palabra, que ven sus milagros, que caminan con Él, que aprenden a tratar como Él, a sentir, a mirar como Él. Que comen, viven, se ríen con Él…

La posta la toma Pedro, decidido y aguerrido. TU ERES EL MESÍAS… por lo pronto de la respuesta, debe ser que lo hablaban entre ellos, que lo discutían entre ellos, que se dieron cuenta.




Parecen palabras sueltas pero debe haber sido algo muy fuerte para ellos y para Pedro decir eso. Es que eran miles de años esperando a una persona y esa persona, la sentían ahí al lado.

Era toda la historia, los profetas, toda la Biblia anunciando a alguien y ese alguien estaba ahí, lo veían, lo tocaban, jugaba con ellos…

Eras siglos de esperanza que ahora se hacía realidad…
Era anunciado por tantos y estaba ahí…

Era pronunciado en poesías, en leyes, en escritos duros y difíciles…y ese , estaba ahí con ellos…

Entonces a pesar de lo hablado entre ellos, hay también una REVELACIÓN DIVINA, al corazón, al alma, a la inteligencia que le abrió la mente a Pedro y los otros y lo hizo pronunciar el nombre TU ERES EL MESÍAS…

¿Reconocemos a Jesús?... hoy nos pregunta a nosotros también quien es Él para nosotros, para vos y para mí.  La gente opinará seguramente más variado que aquellos del tiempo de Jesús: es un revolucionario, es un parte aguas, es un tipo bueno que vivió cierta parte  de la historia… es un profeta más de los muchos que existieron: entonces lo igualan con tantos de antes y después que fundaron religiones y filosofías…otros dirán: el “Barba” es un amigo, es aquel que siempre me escucha… es al que le pido cosas…pero…¿quién es Jesús para mí?

Pedro, aguerrido y decidido, que había sido felicitado por Jesús, ahora recibe el reto: "¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres"…. De un momento de gloria para él, este momento de “paliza” al alma… ES QUE PEDRO QUERÍA DECIRLE A JESÚS COMO DEBÍA SER DIOS… como debía ser Mesías, como debía reinar…un rey no sufre, un rey no puede morir de la forma que estaba relatando Jesús…un rey siempre triunfa.

A la respuesta que Jesús nos pide sobre quién es El para nosotros, deberíamos agregar si acepto a Jesús tal cual es o le pongo condiciones y limites, si tomo lo mejor de Él y las exigencias más importantes las dejo de lado, si tomo lo que me conviene y lo demás lo dejo, si creo que la vida de Dios no me exige sacrificios, si creo que Dios es lo romántico, pero lo exigente lo dejo a un lado, si tomo algunas páginas del evangelio y otras las arranco…

¿Quién es Jesús para mí? ¿Quién es Jesús para vos?... si bien seguramente creemos en Dios, pero ¿le creemos a Dios? …


Buena jornada para todos.
Publicar un comentario