jueves, 23 de febrero de 2017

SALADOS POR EL FUEGO Marcos 9,41-50.



Jesús dijo a sus discípulos:
«Les aseguro que no quedará sin recompensa el que les dé de beber un vaso de agua por el hecho de que ustedes pertenecen a Cristo.
Si alguien llegara a escandalizar a uno de estos pequeños que tienen fe, sería preferible para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo arrojaran al mar.
Si tu mano es para ti ocasión de pecado, córtala, porque más te vale entrar en la Vida manco, que ir con tus dos manos a la Gehena, al fuego inextinguible.
Y si tu pie es para ti ocasión de pecado, córtalo, porque más te vale entrar lisiado en la Vida, que ser arrojado con tus dos pies a la Gehena.
Y si tu ojo es para ti ocasión de pecado, arráncalo, porque más te vale entrar con un solo ojo en el Reino de Dios, que ser arrojado con tus dos ojos a la Gehena, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.
Porque cada uno será salado por el fuego.
La sal es una cosa excelente, pero si se vuelve insípida, ¿con qué la volverán a salar? Que haya sal en ustedes mismos y vivan en paz unos con otros». (Pa
labra del Señor) 


Lo máximo confrontado con lo mínimo o más bajo…

Lo máximo, saber que en cada hermano está Jesús…dar un vaso de agua al que tiene sed, es un acto humanitario, bueno y hasta normal. Dar un vaso de agua porque en la otra persona está Jesús es amor, caridad, es sublimar el acto bueno, es tener una fe consciente, es decir sabemos a ciencia cierta que Jesús es el sujeto de todas las acciones del cristiano.

Entonces “dar un vaso de agua” tiene tantas formas diversas en la sociedad de hoy: enseñar, atender bien, ser amable, dar de comer, visitar a enfermos , consolar a los que sufren, ayudar a la promoción humana y  cristiana…


Y lo peor o más bajo será escandalizar, lastimar a ese Cristo que vive en el otro,  destruirle la fe, arrebatarle la bondad, el pudor, la sonrisa, lastimarle  hasta quedar con heridas profundas en el corazón y en el alma…

En todo , debemos recordar que Cristo vive en la otra persona como vive en la mía. Que así como el que me da a beber un vaso de agua o me escandaliza a mí, lastima al Cristo que vive en mí, también lo que haga de bueno y de malo hacia otros, se lo hago al mismo Señor.


Por eso, si la mano, si el pie, si el ojo, son para nosotros, en sentido figurado, lo que hace que hagamos el mal, es mejor rever lo que hacemos porque a veces aun creyendo hacer el bien, podemos hacer el mal.

¿ lugares de diversión? ¿Amistades? ¿ Lecturas? ¿Momentos de entretenimiento?, ¿trabajo? ¿Recorrido diario hacia el estudio o el trabajo?  Es que uno sabe que es lo que nos hace daño y no contribuye a nuestra vida de gracia… cambiar, convertirnos,  es decisión propia aunque a veces cueste dejar algo de lo que estamos aferrados firmemente. Por algo Jesús habla de partes del cuerpo, que son muy nuestras, muy de nuestras raíces…


Porque cada uno será salado por el fuego. Nos habla de la purificación, de la limpieza, de convertir el corazón, de ser purificados por el señor aunque muchas veces en el momento no entendamos…cuantas veces haber roto con una persona, habernos quedado sin trabajo, haber  quedado solos, nos ha producido mucho dolor. Con el tiempo aprendimos a ver que era parte de una purificación de parte del señor que QUERÍA Y QUIERE PARA NOSOTROS UN BIEN QUE NI NOSOTROS QUEREMOS… y que solo Él en su exquisita misericordia lo sabe.

Que haya sal entre ustedes… si, la sal da sabor. La sal no es reconocida por sí misma. Uno no dice que rica sal, dice que rico el alimento que la sal saló. Somos sal cuando somos equilibrio, cuando somos paz, cuando somos amistad, cuando apaciguamos las discordias, cuando sumamos en vez de restar, cuando hablamos bien en vez de mal, cuando tenemos actitud positiva ante las cosas y problemas… hay muchos problemologos y pocos solucionologos, decía un día Mafalda delante del mapamundi consolándolo ante tantos males… somos nosotros, como sal, purificadores y solucionologos, somos paz, somos bondad, somos actitud positiva, somos Cristo y con eso, somos sal, justa y precisa.



Buena jornada para todos.
Publicar un comentario en la entrada