martes, 21 de febrero de 2017

SERVIDOR DE TODOS Marcos 9,30-37.

Al salir de allí atravesaron la Galilea; Jesús no quería que nadie lo supiera, 
porque enseñaba y les decía: "El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo matarán y tres días después de su muerte, resucitará".
Pero los discípulos no comprendían esto y temían hacerle preguntas.
Llegaron a Cafarnaún y, una vez que estuvieron en la casa, les preguntó: "¿De qué hablaban en el camino?".
Ellos callaban, porque habían estado discutiendo sobre quién era el más grande.
Entonces, sentándose, llamó a los Doce y les dijo: "El que quiere ser el primero, debe hacerse el último de todos y el servidor de todos".
Después, tomando a un niño, lo puso en medio de ellos y, abrazándolo, les dijo:
"El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí, y el que me recibe, no es a mí al que recibe, sino a aquel que me ha enviado". (Palabra del Señor)


Vanidades personales, había antes y las hay ahora.  No importaba que el Maestro esté  hablándoles de sus últimos momentos…ya no querían preguntar o porque no entendían nada ese mensaje  (que luego si entenderán)  o porque no les interesaba un rey que muriera de la manera que Él predecía… mientras tanto, ellos dialogaban sobre quién era el más importante, el primero en la línea de sucesión… vanidad, poder.


Hace unos días, el actor ashton kutcher, muy comprometido en una fundación  llamada "Thorn: Defensores Digitales de los Niños", llego hasta el Congreso de Estados Unidos para hablar sobre el tema de la explotación infantil. Dio una conferencia que vale la pena leer y escuchar. En un momento previo a lo que se publica en medios y redes sociales, él dice que los que están en contra del trabajo que hace,  le dicen: dedícate a lo tuyo Asthon…pues bien, dijo, lo mío es…y presentó como curriculum su trabajo como miembro fundador de esta fundación y también , el ser padre de dos chicos muy pequeños, y comenzó a hablar, muy emocionado por lo que vio y sufrió en otros chicos de la misma edad de sus hijos.


Me quedó muy marcada esa frase: lo mío es...


Cuando a nosotros los cristianos se nos dice: dedícate a lo tuyo, deja de molestar con tu Dios, la respuesta más fuerte, comprometida y segura debería ser: está bien, me dedico a lo mío, a lo cristiano, me DEDICO A SERVIR…  esa debería ser la vara con la que tendríamos que ser medidos, esa debería ser la exigencia nuestra y la de los demás para con nosotros: este/a es cristiano/a, se nota por la manera en que sirve…

Sirve sin pedir nada, sirve sin mirar a quien, sirve siempre no importa la hora, sirve al pobre lázaro como al rico empedernido, sirve y no se queja porque los otros no lo hacen, sirve  porque Jesús  le mandó servir y eso le basta, sirve aunque esté enfermo, sirve, aunque llueva o haga 45 grados de calor… sirve sin importar si es la hora de la siesta o muy de madrugada…

Y sirve como actitud de vida, no, como actos esporádicos para el show o para la foto…sirve porque es ley en su vida, porque con el tiempo, lo hizo carne, porque lo que eran actos aislados, se convirtieron en actitudes donde lo normal es SERVIR…


Ojala que tengamos ya esa actitud, y si no, que comencemos por actos que nos lleven a vivir con esa actitud siempre. Así seremos los discípulos de Jesús pues él nos dijo: El que quiere ser el primero, debe hacerse el último de todos y el servidor de todos".


Buena jornada para todos.
Publicar un comentario