miércoles, 22 de marzo de 2017

DAR CUMPLIMIENTO A LA LEY Mateo 5,17-19.


Jesús dijo a sus discípulos:
«No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento.
Les aseguro que no desaparecerá ni una i ni una coma de la Ley, antes que desaparezcan el cielo y la tierra, hasta que todo se realice.
El que no cumpla el más pequeño de estos mandamientos, y enseñe a los otros a hacer lo mismo, será considerado el menor en el Reino de los Cielos. En cambio, el que los cumpla y enseñe, será considerado grande en el Reino de los Cielos.» (Palabra del Señor)


¿Por qué existe la ley? Para normar nuestra vida, para que nos entendamos entre todos, para que seamos todos iguales en derechos y obligaciones, para que nos sintamos protegidos, para que nos enseñe a vivir  pues tiene su lado pedagógico.
Ciertamente la ley es necesaria en toda sociedad o Estado de derecho, como expresión de las condiciones mínimas que hagan posible la convivencia y el resguardo de los derechos humanos; de lo contrario, se impondría la ley del más fuerte.


La ley y los profetas cumplieron su función pedagógica que preparaba la fe en la llegada de un Mesías… una historia del pueblo elegido, de sus normas y vivencias, una preparación por siglos a su llegada y cómo el pueblo mantenía la relación con Dios, un Dios que era lejano…pero era su manera de preparar el corazón y la vida. Muchos muchísimos, solamente vieron la preparación…o sea desde que nacieron hasta que murieron, se pasaron esperando pues el tiempo no les dio la gracia de ver al mesías

Minimizar o maximizar la ley son errores a lo largo de la historia. Entonces la ley se convierte en obstáculo en vez de ayuda, en lazos que atan en vez de desatar. La ley es un camino pedagógico del cristiano. Sin la ley primera, hubiésemos hecho lo que queríamos predominando el dominio del más fuerte.

Sin ley hoy  cada Nación  sería un caos cuyo control lo tendrían los más fuertes, los más sagaces. Sin ley de transito, todo sería otro caos, donde no habría prioridad, no habría orden, ganaría una vez más el más fuerte o el más grande en porte. Sin ley o normas en las escuelas, todo sería anarquía y dominaría el desorden, el que más grite, el que más se imponga. Sin norma, el cristiano  no tendría un camino pedagógico por donde caminar, cada uno haría lo que querría. No son los diez mandamientos, obstáculos para nuestra felicidad como alguna vez escuché. Son un camino pedagógico por donde trascurrir nuestra vida en paz…


Por eso el lógico que cuando uno llega a la madurez, la ley sobra
"Ama y haz lo que quieras", decía San Agustín. Pero primero debemos amar.


El amor sin límites a Dios y al hermano es la plenitud de la ley de Cristo.
San pablo en su carta a los romanos capitulo 13 dice:


Que la única deuda con los demás sea la del amor mutuo: el que ama al prójimo ya cumplió toda la Ley. Porque los mandamientos: No cometerás adulterio, no matarás, no robarás, no codiciarás, y cualquier otro, se resumen en este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El amor no hace más al prójimo. Por lo tanto, el amor es la plenitud de la Ley.


O sea si todos tuviéramos comportamiento ético, si todos manejáramos como corresponde, si todos  buscaríamos el bien común, si todos protegeríamos al otro, capaz que la ley esté de más. Si nosotros cristianos, nos dedicamos a amar, con todo lo que ello significa, sin tomar solo una parte de ese amor, amando en totalidad, la ley estaría de más pues ya estaríamos en esa plenitud de vida.

Nosotros no somos de esos que piensan qué es lo mínimo que debemos hacer para cumplir con la ley: me confieso de vez en cuando, hago caridad de vez en cuando, cumplo con lo mínimo necesario…nosotros deberíamos pensar siempre en la máxima que es hasta donde podemos llegar siguiendo el ejemplo de Jesús, que nos amó hasta el extremo, hasta dar la vida por cada uno, hasta demostrarnos con su última gota de sangre que amar es donarse por el bien del otro.

Buena jornada para todos. Que vivamos con la esperanza de alcanzar la plenitud de  la ley con nuestra vida.


Publicar un comentario