jueves, 9 de marzo de 2017

PEDIR, BUSCAR ,LLAMAR...Mateo 7,7-12.


Jesús dijo a sus discípulos:
Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá.
Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá.
¿Quién de ustedes, cuando su hijo le pide pan, le da una piedra?
¿O si le pide un pez, le da una serpiente?
Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará cosas buenas a aquellos que se las pidan!
Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas. (Palabra del Señor)


 Les comparto algo que alguna vez, me ayudó mucho. Eso de pedir, de rogar por lo que le falta a uno, por renegar con Dios porque, parece, no nos escucha, por querer abandonar todo cuando no hay respuestas visibles de un Dios que nos dice: pidan y se les dará…ahí va:

“Un hombre encontró el capullo de una mariposa. Un día, un pequeño orificio apareció. El se sentó y observó a la mariposa por varias horas mientras ésta luchaba con su cuerpo por salir a través del pequeño agujero; parecía no lograr ningún progreso a pesar del esfuerzo.

Ante tanto esfuerzo, el hombre decidió ayudar a la mariposa. Tomó una tijera y cortó lo que quedaba del capullo.
La mariposa emergió fácilmente, pero tenía el cuerpo hinchado y las alas pequeñas y temblorosas.
El hombre continuó observando a la mariposa porque esperaba que en cualquier momento las alas se agrandaran y extenderían, para poder sostener el cuerpo que luego se comprimiría.
Nada sucedió. En realidad la mariposa continuó girando con su cuerpo hinchado y alas temblorosas. Nunca pudo volar.
 Lo que el hombre en su bondad y ansiedad no entendió fue que el capullo resistente y la lucha de la mariposa para salir por el pequeño orificio era la forma en que Dios sacaba el líquido del cuerpo de la mariposa para humedecer las alas y estar listas para volar y poder salir del capullo.

A veces las luchas son exactamente lo que necesitamos  en nuestras vidas. Si Dios nos permitiera ir sin obstáculos a través de nuestras vidas, esto nos haría más débiles; no seríamos tan fuertes como podríamos ser.
Nunca podríamos volar.

Le pedí fortaleza y Dios me dio dificultades para fortalecerme.
Le pedí sabiduría y Dios me dio problemas para resolver.
Le pedí prosperidad y Dios me dio cerebro  y empeño para trabajar
Le pedí coraje y Dios me dio peligros para superar.
Le pedí amor y Dios me dio gente problematizada para ayudar.
Le pedí favores y Dios me dio oportunidades.

No recibí nada de lo que quería.
Recibí todo lo que necesitaba”

Por eso, al pedir, debemos tener certezas de que Dios nos dará aquello que necesitemos que a veces coincide , a veces  no , con nuestros gustos, o deseos.

También dice: busquen y encontrarán… buscar, es un acto de nuestra voluntad, nunca dejar de buscar aunque creamos haber encontrado…buscar en el exterior, en el interior…buscar la felicidad, buscar lo mejor, buscar progresar, buscar mejorar la calidad de vida, buscar a Dios con todo lo que  ello signifique. Buscar aunque creamos que Dios no existe, que Dios está ausente, que Dios es una mentira, ¡¡buscar!!… eso nos hace estar vivos. Jesús sabe que buscando hallaremos, porque aunque busquemos por caminos equivocados, siempre estamos buscando la felicidad y la verdad, y el camino termina en Él y a Él llegaremos.

Estamos en las manos de un Papá bueno, misericordioso que sabe dar cosas buenas a sus hijos. Y aun más, sabe dar cosas mejores que las que nosotros queremos para nosotros mismos.


Que Dios nos conceda una buena jornada.
Publicar un comentario en la entrada