sábado, 22 de abril de 2017

ANUNCIEN LA BUENA NOTICIA Marcos 16,9-15.



Jesús, que había resucitado a la mañana del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, aquella de quien había echado siete demonios.
Ella fue a contarlo a los que siempre lo habían acompañado, que estaban afligidos y lloraban.
Cuando la oyeron decir que Jesús estaba vivo y que lo había visto, no le creyeron.
Después, se mostró con otro aspecto a dos de ellos, que iban caminando hacia un poblado.
Y ellos fueron a anunciarlo a los demás, pero tampoco les creyeron.
En seguida, se apareció a los Once, mientras estaban comiendo, y les reprochó su incredulidad y su obstinación porque no habían creído a quienes lo habían visto resucitado.
Entonces les dijo: "Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación." (Palabra del Señor)


A propósito de la misericordia divina que este domingo celebramos recordé un cuento que se los comparto:


Un día vi un viejo lobo en la boca de una cueva excavada en la montaña. El pobre animal, apenas si podía moverse. Me pregunté entonces ¿Cómo haría el viejo lobo para sobrevivir si no podía salir a buscar alimento?". Y me quedé largo rato mirándolo. Pasado un rato, vi aparecer entre los matorrales a un león que traía un cabrito muerto entre sus fauces, depositarlo junto al lobo, y marcharse en silencio, tal como había llegado.

Entonces me admiré de la sabiduría de Dios, que había puesto a ese león en el camino del lobo herido para que día a día lo alimentase.

Y decidí yo también abandonarme a la misericordia de Dios. Me recosté entonces en la boca de una cueva, confiado en la providencia divina que no tardaría en acercarme alimento. Pero pasaron los días, y nada ocurría. ¡Paciencia!- me dije- ¡Que se haga, Señor tu voluntad!


Días después, ya casi desfallecía de hambre, cuando escuché la voz de Dios que me decía: "¡Insensato! ¿Qué haces ahí tirado esperando que alguien venga a alimentarte? ¡Tú eres un león, no un lobo viejo!"


El mandato de Jesús hoy es: "Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación."… entonces cada uno de nosotros somos esos leones que llevan la Palabra de Dios para compartir con todos en cada lugar donde le toque vivir.


Entonces me pregunto: ¿Cómo hago yo o que hago yo para anunciar la Buena Noticia? Pregunta que a la luz del evangelio diario sería bueno hacernos más seguido.

 Unos, lo harán llevando el evangelio cada mañana hacia quien pueda leerlo o escucharlo…otros, quedándose al lado de un enfermo , o bendiciendo a los padres, esposo, esposa o hijos… otros , será enseñando en la vida o un aula traspasando contenidos obligatorios para llegar con mensajes de esperanza…otros ,  haciendo la más exquisita de las comidas hechas con amor…otros lo harán siendo serviciales a pesar de que se use eso para el maltrato o el desprecio o se abusen de eso…


Pablo VI decía en su encíclica Evangelii Nuntiandi: “El hombre contemporáneo escucha más a gusto a los testigos que a los maestros o si escucha a los maestros es porque son testigos”

Y nuestro Papa nos recordaba una frase atribuida a Francisco de Asís que dice:

Predica el Evangelio en todo momento y si es necesario usa las palabras…

¿Cómo o a través de qué,  llevamos la Buena Nueva a los que nos rodean?...somos leones elegidos para llevar el alimento de la Palabra de Dios a quienes nos rodean y, como el caso de nuestro lobo, están desfalleciendo de hambre de Dios, porque no aparecen aquellos que les lleven la buena nueva.


Buena jornada para todos. Que Dios bendiga nuestro día.



Publicar un comentario