lunes, 22 de mayo de 2017

"¡CUANDO VENGA EL ESPÍRITU DE LA VERDAD!"Juan 15,26-27.16,1-4a.


En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:
«Cuando venga el Paráclito que yo les enviaré desde el Padre, el Espíritu de la Verdad que proviene del Padre, él dará testimonio de mí.
Y ustedes también dan testimonio, porque están conmigo desde el principio.
Les he dicho esto para que no se escandalicen.
Serán echados de las sinagogas, más aún, llegará la hora en que los mismos que les den muerte pensarán que tributan culto a Dios.
Y los tratarán así porque no han conocido ni al Padre ni a mí.
Les he advertido esto para que cuando llegue esa hora, recuerden que ya lo había dicho.»(Palabra del Señor)


Eso de ser testigos trae consigo a veces desprecio, abandono de amistades que piensan que estamos locos o alienados a una idea, fanáticos religiosos, y entonces se alejan, comienzan a hablar despacio o se callan cuando llegamos, miran para otro lado, evaden nuestra mirada.

Eso de ser testigos , a veces es ser molestos para los demás aun sin decir nada, porque un testigo pone luz donde hay oscuridad y es mejor , para algunos, vivir en la oscuridad donde todo se esconde, donde todo se iguala, que vivir en la luz. Vivir en el pecado o la corrupción que vivir en la honestidad.

Eso de ser testigos, nos aleja de quienes no viven en la verdad, que transan todos los días con la mentira, con la doble vida.

Eso de ser testigo, es llevar valores cristianos, sugerirlos, anunciarlos y eso a muchos no le gusta. Valores de la vida, del amor de familia, de honestidad. Valores de trabajo y del esfuerzo personal para conseguir lo que necesitamos para promocionarnos humanamente… y eso molesta porque hay muchos que prefieren el atajo de la ventajita, de la plata mal habida.

Recuerdo una vez un allanamiento policial en un local de venta de droga. Algunos, de esos muchos que se perjudicaban con la venta de droga en el barrio, gritaban: ¡ ¿y qué quieren? Si este gobierno no da trabajo a nadie… entonces porque no había trabajo, había que vender droga a jovencitos que mataban su vida día a día con lo que consumían… a veces nos cuesta educar en ese tema de la cultura del trabajo para poder salir adelante en la vida. Es más fácil el atajo.


Ser testigo es poner luz incluso sobre las zonas oscuras de nuestra misma vida y eso a veces duele, porque me obliga a reencontrame con viejos enemigos dormidos que si no los aparto de mi vida para siempre, van a terminar pasando factura a cada momento, con quien esté.


Ser testigos es algo que se debe mantener con el tiempo, no es cuestión de un tiempito en que lo sea y otro tiempo sea un testigo de que “no se puede”.

Ser testigo no es para recibir “gracias”  … al médico que lo salva de una muerte segura, uno le está verdaderamente agradecido y lo proclama a los cuatro vientos. Al que le ayuda en el alma y le salva del caer en el abismo, la gente no agradece, es como si todo se hubiera hecho de la nada y naturalmente.

Eso de que “Serán echados de las sinagogas”, es real en nuestra vida de testigos y tiene su realidad en todo esto de más arriba y mucho más que cada uno sabe porque por llevar a Cristo somos “condenados” por el mundo.



Para ello necesitamos el Espíritu Santo. Sin Él no podríamos ser testigos.


En él, somos muchos, tenemos fuerza, porque es el Mismo Espíritu que guió a maría y José cuando les dijo: vayan fuera que alguien quiere matar a su bebe…que guió a los apóstoles en esas travesías cuando vivía Jesús y cuando ya no lo hacía. El espíritu que insuflo valentía y pasión a los apóstoles escondidos, en aquel día de pentecostés.
El espíritu santo es el que nos conduce en forma invisible por lugares o situaciones que no sabemos por qué la hacemos pero creemos que es “suerte” o “destino” cuando en realidad es gracia de Dios y fuerza de su Santo espíritu.

Solo hay que dejarse moldear, solo hay que dejarse llevar por Él. Si Jesús nos lo dio, es porque sabía todo esto que nos pasa como testigos y que si no tenemos una fuerza superior, vamos a abandonar.

Que el Espíritu Santo venga a nosotros porque lo necesitamos


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día.
Publicar un comentario