miércoles, 16 de agosto de 2017

CORRECCIÓN FRATERNA Mateo 18,15-20.


Jesús dijo a sus discípulos:
Si tu hermano peca, ve y corrígelo en privado. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano.
Si no te escucha, busca una o dos personas más, para que el asunto se decida por la declaración de dos o tres testigos.
Si se niega a hacerles caso, dilo a la comunidad. Y si tampoco quiere escuchar a la comunidad, considéralo como pagano o publicano.
Les aseguro que todo lo que ustedes aten en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desaten en la tierra, quedará desatado en el cielo.
También les aseguro que si dos de ustedes se unen en la tierra para pedir algo, mi Padre que está en el cielo se lo concederá.
Porque donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, yo estoy presente en medio de ellos. (Palabra del Señor)

Normas, protocolos para actuar en la vida de comunidad y también para comportarse en la sociedad, demostrando lo cristiano que somos.

El que no piensa como Cristo ¿Cómo hace?
Hace correr el chisme, casi como una forma de mostrar lo limitado y poco apto para vivir el evangelio. Si alguien hace algo malo, largamos “bombas” para que, corriendo, destruyan la fama y el honor de la persona…o incluso cuando hacen algo que no nos agrada que no siempre es lo correcto o incorrecto, sino lo que por medio de nuestras lentes vemos como bueno o malo.
Y haciendo correr el chisme, se regocija cuando la persona afectada, es vapuleada con cuanto comentario se diga sobre esto.
En este tiempo de tantas redes sociales, es tan fácil hacer esto, tan rápido de viraliza, tan sencillo se calumnia o injuria.

¿Como más actúa el que no piensa como Cristo?...usa la violencia para “salvar el honor” . Devolvemos más que ojo por ojo y diente por diente, vivimos en una sociedad casi ciega porque nos pasamos devolviéndonos ojo por ojo, aun en los pequeños momentos del día, en el transito, en la calle, en la familia, en nuestras relaciones personales, nunca dejamos pasar nada y nos sentimos afectado por todo lo que dicen o hacen de nosotros…hasta en el deporte ¿vos me hiciste? Yo te hago…

¿Cómo más? Lamentándose en silencio, sintiéndose siempre víctima, auto compadeciéndose, prometiendo venganza…
¿Cómo más? Corrigiendo en público, abochornando a la persona en cuestión, gritándole sin paciencia,  enrostrándole que no piensa como nosotros


¿Cómo actúa el que piensa según Jesús?... va y habla, primerea, habla a solas, muestra el error con caridad, actúa con paciencia,  con ánimo de corregir, con ánimo de rescatar, tiene en claro lo que está bien y lo que está mal, para eso se apoya en la Palabra de Dios. A veces es más fácil ser compinches y no corregir, y eso con nuestros amigos, como con nuestros hijos o familiares.

¿Cómo más? Habla, dialoga, pregunta… si seguimos con esto de las redes sociales, debemos tener en claro que la corrección la debo hacer cara a cara. No es un mensaje de Whatsaap, lo suficientemente claro como para expresarse, ahí no hay expresiones, no hay gestos, no hay posibilidad de dialogar…eso con este tipo de mensaje y con cualquiera que en un tiempo no muy lejano, tengamos uso.


Primeriar, ir al hermano, tratar de que corrija su actitud, tratar de sumar y no de restar: hablan de un comportamiento cristiano. También el saber escuchar, pensar y cambiar, cuando alguien viene a decirnos lo que hacemos mal, sin rechazar, sin negar…a veces hace falta que alguien , desde fuera, nos diga algunas cosas que nosotros, por la rutina, por el vivir diario, porque por el mundo y las circunstancias no nos damos cuenta y la comunidad lo siente para mal. 

Todo sea por conseguir la unión, que es anterior a la reunión. Estar unidos es, en el Espíritu que nos une. Entonces sí, estar reunidos por el nombre de Jesús hace que Él esté en el medio, tanto en un grupo apostólico como en el matrimonio, en la familia, con los hijos, con los padres y hermanos.

Que Dios nos ayude a vivir el evangelio también en esto, para que podamos ser de Cristo en nuestra forma de pensar , de mirar, de corregir, de misericordiar .

Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día.

AUDIO: https://soundcloud.com/sergio-valdez-853878468/evangelio-del-dia-16-de-agosto-de-2017
Publicar un comentario