viernes, 18 de agosto de 2017

NO SEPARE EL HOMBRE LO QUE DIOS HA UNIDO Mateo 19,3-12.


Se acercaron a él algunos fariseos y, para ponerlo a prueba, le dijeron: "¿Es lícito al hombre divorciarse de su mujer por cualquier motivo?".

El respondió: "¿No han leído ustedes que el Creador, desde el principio, los hizo varón y mujer; y que dijo: Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su mujer, y los dos no serán sino una sola carne?
De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Que el hombre no separe lo que Dios ha unido".
Le replicaron: "Entonces, ¿por qué Moisés prescribió entregar una declaración de divorcio cuando uno se separa?".
El les dijo: "Moisés les permitió divorciarse de su mujer, debido a la dureza del corazón de ustedes, pero al principio no era así.
Por lo tanto, yo les digo: El que se divorcia de su mujer, a no ser en caso de unión ilegal, y se casa con otra, comete adulterio".
Los discípulos le dijeron: "Si esta es la situación del hombre con respecto a su mujer, no conviene casarse".
Y él les respondió: "No todos entienden este lenguaje, sino sólo aquellos a quienes se les ha concedido.
En efecto, algunos no se casan, porque nacieron impotentes del seno de su madre; otros, porque fueron castrados por los hombres; y hay otros que decidieron no casarse a causa del Reino de los Cielos. ¡El que pueda entender, que entienda!". (Palabra del Señor)
Los hombres habían ido desvirtuando tanto la creación, que según la ley judía,  la mujer era una cosa. Que pertenecía a su padre o su esposo. La mayor parte de los matrimonios los concertaba el padre o alguien que se dedicaba a eso. En relación al divorcio, la ley general era que el marido tenía la iniciativa. Él decidía divorciarse o no.
La formulación decía que el hombre podía divorciarse de su mujer si ella no hallaba gracia en sus ojos, porque él había encontrado algo indecente en ella…y la cuestión era lo que era indecente, según la mirada de los hombres, amos y señores de la vida de las mujeres…una corriente hablaba de indecencia, por ejemplo, estropear la comida, llevar el cabello suelto, hablar con otros hombres en la calle, etc…

 Los fariseos tratan de arrastrar a Jesús a estas discusiones y a su modo de pensar, y Jesús les da un mensaje inesperado para ellos.
Retrotrae todo a la creación, de donde no deberían haberse corrido…Dios creó a Adán y Eva, exclusivamente el uno para el otro, no había nadie más. Su unión era necesariamente indisoluble y completa.
Moisés hizo una concesión para que no se siga aumentando el número de relaciones promiscuas, alejadas aun más del plan de Dios creador
La palabra hebrea para el matrimonio significa consagración. Es decir en el matrimonio, el varón está consagrado a la mujer y la mujer al varón. Una manera de entender esto de dos personalidades distintas que conviven para siempre según un proyecto de vida juntos.
Para eso, es necesario, en ustedes chicos y chicas, novios o los que aun no lo son, formarse en y para esa unión. Uno puede pasar 25 o 30 años solos, y el resto de la vida , junto a una persona distinta, de orígenes distintos, de gustos diversos, de forma de vida distinta, y , si hay amor, en necesario formar esa unión para que no hayan tantos fracasos como los hay.
Si para llegar a una carrera universitaria o ser profesional, debemos pasar estudiando desde el jardín de infantes, pasando primaria, secundaria universidad…muchos años de estudio, para llegar a lograr el éxito buscado, que a veces incluso se deja de lado dedicando la vida a otras tareas, cuánto más deberíamos formarnos para llegar a esta decisión que es la más importante de la vida.
Más aun , en el mundo egoísta que nos hace egoístas, que nos hace pensar  solamente en uno, que debemos vivir siempre a la defensiva, aprender a dar, a buscar , a consagrarnos a otra persona, es una tarea, ardua que deberíamos comenzar en cada hogar, para que llegado el momento, surja efecto en la relación.
Para nosotros los matrimonios, es relanzar nuestra unidad, conquistándonos todos los días, amándonos cada día un poco más, consagrándonos cada día a él o ella, sabiendo que Dios está en medio y cuando él consagra nuestro amor, nos da las fuerzas y herramientas necesarias para llegar a nuestra consagración total y cada día más feliz.


El hoy, nos encuentra con tantas familias ensambladas, uniones de hechos, en segundas instancias, familias y personas que también son acogidas por la misericordia de Dios aunque algunos hombres se equivoquen y juzguen como no deben. La Misericordia de Dios que ama profundamente al hombre y también a sus fragilidades y realidades a veces no tan de acuerdo con la voluntad de origen.  Así lo dice el Papa Francisco en su exhortación apostólica sobre la “alegría del amor” :
Los Padres sinodales han expresado que, aunque la Iglesia entiende que toda ruptura del vínculo matrimonial «va contra la voluntad de Dios, también es consciente de la fragilidad de muchos de sus hijos» Iluminada por la mirada de Jesucristo, «mira con amor a quienes participan en su vida de modo incompleto, reconociendo que la gracia de Dios también obra en sus vidas, dándoles la valentía para hacer el bien, para hacerse cargo con amor el uno del otro y estar al servicio de la comunidad en la que viven y trabajan
Entonces será la misericordia de Dios la que dirá al último: ¿cuánto has amado? ¿Cuánto has ofrendado tu vida en el bien de los demás? Ojalá que todos los que de una u otra manera se sienten “fuera” puedan encontrar la mano generosa y misericordiosa de Dios a través de los pastores. Y que nuestros pastores sean buenos pastores que conduzcan a todos al encuentro con Jesús. Y los que nos sintamos de este lado, renovemos todos los días el amor, lo hagamos nuevo, que saquemos las telarañas de la rutina, que demos testimonio del amor y sobre todo de la alegría que ello significa. Los jóvenes, los niños, nos ven y quieren creer en ese amor para siempre y creer en que ese amor nos hace felices y que vale la pena jugarse por él.

Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día

audio: https://soundcloud.com/sergio-valdez-853878468/evangelio-del-dia-18-de-agosto-de-2017
Publicar un comentario