miércoles, 20 de septiembre de 2017

LOS HOMBRES DE ESTA GENERACION Lucas 7,31-35.


Dijo el Señor: «¿Con quién puedo comparar a los hombres de esta generación? ¿A quién se parecen?
Se parecen a esos niños que están sentados en la plaza y se dicen entre ellos: '¡Les tocamos la flauta, y ustedes no bailaron! ¡Entonamos cantos fúnebres, y no lloraron!'.
Porque llegó Juan el Bautista, que no come pan ni bebe vino, y ustedes dicen: '¡Ha perdido la cabeza!'.
Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: '¡Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores!'.
Pero la Sabiduría ha sido reconocida como justa por todos sus hijos.» (Palabra del Señor)


Uno de los regalos más grandes que nos dio Dios, es la libertad. Esa libertad nos permite también aceptar o no las cosas de Dios. Otra hubiese sido la historia si entre el “chip” entregado a cada uno al nacer, estaba la obligación de aceptar a Dios, al creador, al “fabricante”, como una condición de origen…pero no.
 La maravillosa  verdad del evangelio es que no se impone por la fuerza sino que se ofrece por amor.
 Por eso debe haber mucho dolor. Siempre es una gran
tragedia ver a una persona amada, escogiendo un mal camino. Les pasa a los papás que sufren por el camino de vicio o adicciones de sus hijos, o que sean llamados malos hijos, o que  tengan errores que afecten a la comunidad o la sociedad. O que eligen un camino que los lleva a fracasar de una u otra manera… Dios respeta nuestra libertad. Y en esa libertad a nosotros, se arriesga a que fracase cualquier plan de salvación, pensado por y para nosotros, y que sin embargo, por vivir en libertad, asumimos o no despreciando el amor de Dios, su naturaleza, su regalo, su don, la vida misma


Y muchas veces la respuesta del hombre es la perversidad. Obrando con maldad, y conscientemente rechazando ese bien, disfrutando de ello, y es más, burlándose de quienes viven en el camino opuesto. Como, esos niños, dice el evangelio, a los que no les satisface nada y que cuando se encuentran de mal humor, nada les interesa, todo le parece mal, hasta un caramelo o algo que se le ofrece para que se les pase el mal humor.


Así , el que es bueno, porque es bueno, el que es malo, porque es malo, así Dios, que decimos, está ausente, o Dios le gusta el mal, o Dios no para tantos males en el mundo…siempre hay una excusa, o una perversidad que hace que toda propuesta de Dios sea pueril. El hombre se hace ciego y sordo a cada uno de los llamados de Dios.


Pero habrá también un grupo, en que ojalá estemos vos y yo, que se abre a la sabiduría de Dios, que deja de cuestionar, que VIVE el mensaje de santidad, son los que ponen blanco sobre negro, los que tienen  paz, los que tienen luz, los que iluminan, los que aceptan cada regalo de Dios en la naturaleza, que la cuidan, que la protegen, que escuchan cada mensaje de Dios en los hermanos, en los signos de los tiempos, los que  son sabios en un mundo alocado que quiere llevarnos por los caminos que conducen a precipicios sin vuelta atrás.

Que podamos estar en este grupo, que recibamos con libertad este llamado de Dios, que estemos atentos, que escuchemos el mensaje en lo que pasa día a día.

También pedir de nuevo al Buen Dios por todos nuestros hermanos de Puerto Rico, dominicana, y de nuevo por nuestros hermanos mexicanos. La naturaleza está muy brava estos días y sacude a tantos hermanos nuestros. Rezamos un ave María más por todos ellos. Dios te salve María, llena eres de gracia…

Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día






Publicar un comentario