sábado, 3 de febrero de 2018

Marcos 6,30-34. VENGAN A DESCANSAR UN POCO


Los Apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado.
El les dijo: "Vengan ustedes solos a un lugar desierto, para descansar un poco". Porque era tanta la gente que iba y venía, que no tenían tiempo ni para comer.
Entonces se fueron solos en la barca a un lugar desierto.
Al verlos partir, muchos los reconocieron, y de todas las ciudades acudieron por tierra a aquel lugar y llegaron antes que ellos.
Al desembarcar, Jesús vio una gran muchedumbre y se compadeció de ella, porque eran como ovejas sin pastor, y estuvo enseñándoles largo rato. (Palabra del Señor)



Al llegar los apóstoles, había aún mucha gente que esperaba de ellos, lo que ellos sabían y podían darles. No había tiempo para descansar, para entrar en uno mismo y cargar baterías para seguir. Entonces Jesús les dijo que vayan a un lugar solitario para descansar un poco.

Siempre se nos dice que ser cristiano, es serlo las 24 horas del día los 365 días del año. No hay vacaciones para nuestro ser cristiano. No podemos tener una fe que va de marzo a diciembre o que coincida con el tiempo escolar. 

Cuando entendemos el cristianismo como el servicio, entonces puede que vivamos la vida en un  constante  entrar en la presencia de Dios desde la sociedad,  y salir de la presencia de Dios a la presencia de nuestros hermanos que nos necesitan.

 Entonces también a nosotros nos dice: vení a descansar un poco.


En la vida no podemos pasarnos trabajando sin descansar... en lo cristiano no podemos pasarnos la vida de pura actividad, sin tomarnos el tiempo para estar a solas con Jesús. Capaz que los problemas en nuestras vidas, vengan por no darle la oportunidad a Dios de hablarnos, por no escuchar. Por no cargar nuestras energías y fuerza espiritual, por no saber darnos el tiempo para estar a solas con él. Para soportar las cargas de la vida, es prioritario estar en contacto con el Señor de la vida, y eso lo logramos estando a solas con él, hablando y escuchando…



Pero, cuando llegaron a la otra orilla en busca del descanso, se dieron que toda la gente había ido caminando bordeando el lago y llegaron primero.
Otros, nosotros mismos, nos hubiéramos fastidiado. Estaban invadiendo su momento de intimidad y de tranquilidad, pero Jesús se conmovió, se compadeció dice el evangelio, padeció con ellos, le dolió el dolor que los llevaba hasta ahí , porque decía, estaban como ovejas sin pastor.


  • Las ovejas sin pastor, no encuentran el camino. Cuando nos alejamos del pastor, nos sentimos a la deriva, como que estamos en un cruce de caminos sin indicaciones y nos sabemos por donde ir y no tenemos gps.  Jesús es nuestro gps para mostrarnos el camino correcto.


  • Las ovejas sin pastor  no pueden encontrar agua ni pastos. Cuando nos alejamos de Él, andamos errantes, buscamos en sitios diversos, abrevamos agua en pozos de agua que nos dan más sed, y seguimos insatisfechos. Nos alimentamos de cosas terrenas cuando estamos hechos para las alturas… el pastor, nuestro buen Jesús nos alimenta el alma con ese pan que satisface plenamente nuestra vida, porque hemos sido hechos por él… Nos hiciste señor para ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en ti,  dirá san Agustín.


  • Una oveja sin pastor no tiene defensa ante los peligros que la acechan. Jesús , nuestro pastor , es nuestra defensa, nuestro escudo, nos levanta cuando estamos en peligro, nos carga en sus hombros cuando hay muchas espinas que lastiman la vida, nos ayuda  cruzar vacíos, cuando no hay puentes, nos protege del mal, de la tentación de todo lo malo, nos mira a cada uno, sabe nuestro nombre, nos llama así por nuestro nombre…


En ese Jesús buen pastor, ojalá podamos descansar nuestra alma que tanto necesita de fuerzas nuevas para seguir en la lucha diaria, del estudio, del trabajo, de la familia, del hogar, del país, de la construcción de hogares nuevos, noviazgos nuevos, sociedades nuevas. Fuerzas en nuestra evangelización , en nuestra actividad apostólica.


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día
Publicar un comentario