jueves, 3 de mayo de 2018

Juan 14,6-14. SAN FELIPE Y SANTIAGO



Jesús dijo a Tomás: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí.
Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto".
Felipe le dijo: "Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta".
Jesús le respondió: "Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Como dices: 'Muéstranos al Padre'?
¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras.
Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras.
Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre."
Y yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
Si ustedes me piden algo en mi Nombre, yo lo haré."
Palabra del Señor


Hoy la Iglesia celebra a San Felipe y Santiago, dos discípulos que estuvieron muy cerca de Jesús.

San Felipe era originario de Betsaida de Galilea. San Juan habla de él varias veces en el Evangelio. Narra que el Señor Jesús llamó a Felipe al día siguiente de las vocaciones de  Pedro y  Andrés. Escritores de la Iglesia primitiva, afirman que San Felipe predicó el Evangelio en Frigia y murió en Hierápolis.
A Santiago se le llama "el Menor" para diferenciarlo del otro apóstol, Santiago el Mayor .
Ambos CONOCIERON a Jesús, aunque ese conocimiento fuera todo un itinerario , toda una vida, es más, entendido solo después de la muerte y resurrección con la gran ayuda del Espíritu Santo.
A Felipe le debemos, entre otras cosas,  algunas preguntas que nos ayudan a conocer más a Jesús y sus respuestas


Conocer, en la Biblia, no es solo  un concepto intelectual,  es mucho más que eso. Tampoco es  un concepto puramente emocional o de sentimientos.


Conocer , se refiere a crecimiento,  madurez, y sobre todo  VIVENCIA,  encuentro,  silencio,  charla personal, comunicación con el Dios de la vida.

A veces se nos confunde esto de conocer, con saber. Entonces me formo en doctrina cristiana, en cómo dar catequesis, en historia de las religiones, en respuestas catequísticas con el afán de defender la fe, pero falta algo. Muchas veces, personas que saben mucho de catecismo, no llegan a tener la vivencia con un Jesús vivo, y entonces les falta CONOCER a Jesús

Conocer a Dios entonces, es una experiencia, una vivencia, algo que ocurre cuando uno se mete en el Espíritu santo, el gran espíritu que nos abarca a todos y se deja  guiar por Él.  Es una tarea diaria, es hablar con Él. quizás conoció más de Jesús aquel hombre que se sentaba todos los días al fondo de la capilla donde pastoreaba el cura de Ars, que ante la pregunta de éste sobre qué rezaba cuando rezaba, él le respondió: no digo nada, yo lo miro y Él me mira…

Cierta vez, una joven, a la salida de un retiro cuando alguien le preguntó de sus vivencias en aquellos días, dijo al final mirando a su papá que estaba entre los oyentes: ¡Papá, sos lo más parecido a Jesús que hay en mi vida!... ese papá, mostraba a Jesús de tal manera que para esa hija, su rostro reflejaba el de Cristo, aunque físicamente no se le parecía en nada, según los conocimientos que tenemos del rostro   de  Jesús. Ella vivía con él, lo conocía, no desde la historia o desde el árbol genealógico, lo conocía desde la vivencia, y ese papá vivía su vida, reflejando en su rostro a Jesús…

Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Cómo dices: 'Muéstranos al Padre'? 
Felipe tenía esa gran incógnita de todos: conocer el rostro de Dios, algo imposible. Esperando el milagro de ver a Dios, no veía a Jesús, como el rostro humano de Dios que vino a la tierra para que los hombres lo tuviéramos tan cerca que pudiéramos conocerlo desde el alma.
Este conocimiento, esta vivencia, nos da la seguridad que estar en el camino correcto, en la verdad absoluta y en la vida sin equivocarnos. Si nos metemos en el corazón de Jesús y , si CONOCEMOS A Jesús, entonces vamos bien, no hay duda.
Que podamos vivir a Jesús, para conocerlo y así amarlo mucho más.
Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día



Publicar un comentario