viernes, 13 de julio de 2018

Mateo 10,16-23. PERSEVERAR HASTA EL FIN




Jesús dijo a sus apóstoles:
"Yo los envío como a ovejas en medio de lobos: sean entonces astutos como serpientes y sencillos como palomas.
Cuídense de los hombres, porque los entregarán a los tribunales y los azotarán en las sinagogas.
A causa de mí, serán llevados ante gobernadores y reyes, para dar testimonio delante de ellos y de los paganos.
Cuando los entreguen, no se preocupen de cómo van a hablar o qué van a decir: lo que deban decir se les dará a conocer en ese momento, porque no serán ustedes los que hablarán, sino que el Espíritu de su Padre hablará en ustedes.
El hermano entregará a su hermano para que sea condenado a muerte, y el padre a su hijo; los hijos se rebelarán contra sus padres y los harán morir.
Ustedes serán odiados por todos a causa de mi Nombre, pero aquel que persevere hasta el fin se salvará.
Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra, y si los persiguen en esta, huyan a una tercera. Les aseguro que no acabarán de recorrer las ciudades de Israel, antes de que llegue el Hijo del hombre."
Palabra del Señor


Hoy Jesús no nos habla de ir, de evangelizar, de llevar el mensaje, de caminar los caminos para llevar la nueva buena. Hoy nos habla de resistir.
Nos dice que el camino no será fácil. Mal política la suya. Hoy tendría menos adherentes que en aquel entonces.

Después del sitio de Roma, en 1849, Garibaldi hizo la siguiente proclamación a sus seguidores. :”Soldados, todos nuestros esfuerzos contra fuerzas superiores han sido inútiles. No tengo para ofrecerles más que hambre y sed, sufrimiento y muerte, pero llamo a todos los que aman a su País a que se me unan”. Se le unieron miles.

Jesús siempre fue honesto con nosotros y lo es también hoy. No nos dice que esto es fácil, no nos dice que la vida cristiana, del compromiso, de la lucha es sencillo, que nos abrirán puertas de par en par, que nos recibirán el mensaje con el SI  a flor de labios, que nos escucharán en escuelas, facultades y lugares de trabajo, y la gente se rendirá de una al amor de Dios.
Puede que nos equivoquemos  si es que queremos atraer a los demás diciéndoles que el cristianismo es un camino fácil. Es la llamada a lo heroico la que habla al fin de cuentas al corazón.


Aquel chico recordaba el diálogo con Jesús: “le pregunté a Jesús si era fácil seguirle … después de un rato me dijo: VALE LA PENA”… para ese camino de heroicidad estamos hechos vos y yo. En el mundo, el mundo de lobos, tenemos millones de objeciones a diario a nuestro criterio cristiano. Dejar nuestros principios sería de cobardes o de pusilánimes.
 El humorista  norteamericano Groucho Marx , decía en una de sus tantas frases  de humor:
. “Estos son mis principios. Si no le gustan… tengo otros
No se trata de cambiar de acuerdo a donde sopla el viento, no se trata de ser amigo de Dios y del diablo según la ocasión. No se puede, muchas veces, estar bien con Dios y el mundo que mira hacia otro lado y es más, quiere destruir eso plantado por Dios en la vida. O somos o no somos. Y eso a veces cuesta.

Hoy nos habla de resistir. De perseverar, de no caer, de no aflojar. Esto del pecado y del abandono a lo cristiano, me recuerda eso que me decían alguna vez: caerse, aflojar, es como cuando uno se cae en una peatonal llena de gente…en seguida se levanta. Así es.
En la década del 60 , un compositor español creaba una canción interpretada por decenas de cantores en el mundo entero, que ayudaba en esas resistencias diarias y que hoy nos alienta también a nosotros a resistir. Y podamos decir con mucha fuerza: RESISTIRÉ

Cuando pierda todas las partidas
Cuando duerma con la soledad
Cuando se me cierren las salidas
Y la noche no me deje en paz.

Cuando tenga miedo del silencio
Cuando cueste mantenerse en pie
Cuando se rebelen los recuerdos
Y me pongan contra la pared.

-----------------------------------
Cuando el mundo pierda toda magia 
Cuando mi enemigo sea yo 
Cuando me apuñale la nostalgia 
Y no reconozca ni mi voz. 

Cuando me amenace la locura 
Cuando en mi moneda salga cruz 
Cuando el diablo pase la factura 
O si alguna vez me faltas tú. 
---------------------------------------------------

Resistiré para seguir viviendo 
Me volveré de hierro 
Para endurecer la piel 
Y aunque los vientos de la vida soplen fuerte 
Como el junco que se dobla 
Pero siempre sigue en pie. 

Resistiré para seguir viviendo 
Soportaré 
Los golpes y jamás me rendiré 
Y aunque los sueños se me rompan en pedazos 
Resistiré, resistiré

Resistir cuando todo sea silencio, cuando nos condenen por pensar en cristiano, cuando nos hagan a un lado, cuando , hasta perdamos la esperanza, cuando nos quedemos con pocos amigos, cuando nos pongan frente a tantos jurados mundanos para enrostrarnos el hecho que somos cristianos, y aun así decir: Cristo y yo mayoría aplastante.
Buena jornada para todos.

Publicar un comentario