jueves, 29 de noviembre de 2018

Lucas 21,20-28 . TENGAN ÁNIMO Y LEVANTEN LA CABEZA


Jesús dijo a sus discípulos:
"Cuando vean a Jerusalén sitiada por los ejércitos, sepan que su ruina está próxima.
Los que estén en Judea, que se refugien en las montañas; los que estén dentro de la ciudad, que se alejen; y los que estén en los campos, que no vuelvan a ella.
Porque serán días de escarmiento, en que todo lo que está escrito deberá cumplirse.
¡Ay de las que estén embarazadas o tengan niños de pecho en aquellos días! Será grande la desgracia de este país y la ira de Dios pesará sobre este pueblo.
Caerán al filo de la espada, serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por los paganos, hasta que el tiempo de los paganos llegue a su cumplimiento.
Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, los pueblos serán presa de la angustia ante el rugido del mar y la violencia de las olas.
Los hombres desfallecerán de miedo por lo que sobrevendrá al mundo, porque los astros se conmoverán.
Entonces se verá al Hijo del hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria.
Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación".
Palabra del Señor

Jesús les da nuevas señales  de esas que anuncian el final. San Lucas cuando escribe, lo hace apoyado en el evangelio de san Marcos que escribió su evangelio hacia el año 70 , justo cuando Jerusalén estaba siendo destruida. O sea que, cuando san Lucas  escribió, Jerusalén tenía ya  quince años  de destruida.

Jerusalén, era llamada la ciudad eterna.

En abril de 1912, una señora al abordar el Titanic, preguntó a uno de los mozos que preparaban todo en el gran buque:
"¿Es verdad que este barco no se puede hundir?". El chico le contestó: "Así es, señora, ¡ni Dios mismo podría hundir este barco!".


Todo pasa. Pasa el dolor y la alegría. Pasan las relaciones toxicas familiares, pasan las malas relaciones en las oficinas, pasa el cáncer, el sida, pasa la droga, el vicio infernal. Pasarán las guerras, el odio entre pueblos, pasarán los miserables que las producen, ya no habrá discriminación, ni armas, ni ametralladoras, ni injusticias, nada es eterno, ni aquello que consideramos lo mejor de nuestra vida y de lo cual nos aferramos como chicos o aquello que nos produce tanto dolor que hace de nuestra vida una eternidad de malas…

Siempre hay un mañana, para ver con ojos nuevos, y siempre hay un hoy en que podemos levantar cabeza y comenzar de nuevo.


Pero sin embargo terminó
Todo me demuestra que al final de cuentas
Termino cada día, empiezo cada día
Excepto el mañana fracasó

Cuanta verdad hay que vivir
Solamente el momento en que estas
Si ,el presente, el presente y nada mas 

Dice la canción de Fito Paez, con la salvedad que, si nosotros los que creemos en Cristo, vivimos solo el carpe Diem, disfrutando SOLAMENTE el día de hoy sin mirar el mañana, nos cubriremos con una nube de desesperanza, que es la que cubre a muchos que viven cercano a nosotros y que no leen la última parte de este evangelio:

Entonces se verá al Hijo del hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria.


Es que siempre triunfará la verdad, el amor, siempre triunfará Dios, siempre habrá Dios para recibirnos y para saldar cuentas con Él, que nos dio la vida y nos preguntará cómo la usamos.

Nada te turbe,
nada te espante,
todo se pasa,
Dios no se muda;
la paciencia
todo lo alcanza;
quien a Dios tiene
nada le falta:
Sólo Dios basta.



Rezaba santa Teresa. Y nos daba el sano consejo: crecer en paciencia en esos momentos difíciles, porque con Dios vamos de la mano y si vamos con Él, vamos seguros.

Al final de cuentas, llega la verdad. Será hoy, mañana, pasado… pero siempre triunfa. No hay mal que dure cien años , dice el refrán y sabemos que cada día es un motivo para levantarnos y volver a comenzar, a veces de cero, pero recomenzar.


Que Dios nos de la seguridad de su presencia siempre, donde vamos, al mercado al shopping, a Misa, al estadio, al trabajo. Y que tengamos la tranquilidad que al final de todo, Él siempre está.


Buena jornada para todos. Hoy es un nuevo día para renacer y comenzar de nuevo.

Publicar un comentario