miércoles, 29 de junio de 2016

SAN PEDRO Y SAN PABLO Mateo 16,13-19.

Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: "¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?". 
Ellos le respondieron: "Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas".
"Y ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?".
Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo".
Y Jesús le dijo: "Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo.
Y yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella.
Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo". (Palabra del Señor)

Después de su bautismo en manos de Juan bautista  Jesús, caminaba por Betania y dos de los discípulos de Juan comenzaron a seguirle:
El se dio vuelta y,  les preguntó: «¿Qué quieren?». Ellos le respondieron: «Rabbí –que traducido significa Maestro– ¿dónde vives?».
«Vengan y lo verán», les dijo. Fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él ese día. Era alrededor de las cuatro de la tarde.
Uno de los dos que oyeron las palabras de Juan y siguieron a Jesús era Andrés, el hermano de Simón Pedro.
Al primero que encontró fue a su propio hermano Simón, y le dijo «Hemos encontrado al Mesías», que traducido significa Cristo.
Entonces lo llevó a donde estaba Jesús. Jesús lo miró y le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan: tú te llamarás Cefas», que traducido significa Pedro.



…caminaba rumbo a Damasco a buscar cristianos y traerlos encadenados hasta Jerusalén…
 Mientras iba en camino, cerca de destino , una luz que venía del cielo lo envolvió de improviso con su resplandor.
Y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?».
El preguntó: «¿Quién eres tú Señor?». «Yo soy Jesús, a quien tú persigues, le respondió la voz.



Pedro estuvo con Él, lo conoció, compartió veladas interminables, fogones, parábolas, comidas, encuentros, oraciones. Pedro lo miró muchas veces, y mientras tanto pensaba en ese maravilloso don que Dios le había dado de estar en el momento oportuno al lado de Dios hecho hombre, y cuando se presentaba la oportunidad, decía sin vergüenza lo que pensaba de Jesús, dejándose guiar por el Espíritu santo, como lo vemos hoy: TU ERES EL MESIAS, EL QUE DEBÍA VENIR… tu eres Cristo para nuestra vida, tu eres Dios, tu eres nuestra salvación, tu eres el rey… y cuando lo pensaba desde lo humano decía: no puede ser que el Rey viva como él, debe tener posesiones y ejercito, no puede sufrir y morir como malhechor…entonces Jesús le retaba y le decía que hablaba desde las vísceras.


Pablo no lo conoció personalmente. Sin embargo lo amo profundamente y lo llevó a cada rincón donde su limitación física se lo permitía.



En ambos hubo un llamado, una mirada. A ambos los conquistó donde estaban, uno pescando, el otro defendiendo lo que creía justo…a uno lo destino a ser Piedra, fundamental de su Iglesia nueva. A otro, lanza para llevar el evangelio a cada rincón del planeta. A ambos le debemos nuestra vida cristiana, uno por ser pilar, sostén… a otro porque sin él, no hubiera llegado el evangelio a nuestras tierras.
Hoy los celebramos y recordamos esas miradas de Jesús, que también nos mira y lo hace con amor, llamándonos a nosotros también a ser pilares de la fe de quienes nos siguen, imitan y confían en nosotros y ser guerreros del evangelio que digamos como Pablo: ay de mi si no evangelizara… seríamos parte de una iglesia sosa, sin gracia, enmohecida , enferma que no se anima a salir, que se encierra por temor, por vergüenza.nos tiene que doler no poder  evangelizar, nos tiene que doler el rostro de un chico abandonado,  un joven que se suicida sin esperanza, un anciano que no encuentra paz, una sociedad corrupta que nos tapa a todos…nos tiene que doler no poder llegar a tiempo con el mensaje de amor de Jesús hacia los hombres…ay de nosotros si no evangelizamos

Buena jornada para todos…Pedro y Pablo nos acompañen en el camino de la fe.
Publicar un comentario en la entrada