miércoles, 23 de noviembre de 2016

POR LA CONSTANCIA SE SALVARÁN Lucas 21,12-19.



Jesús dijo a sus discípulos:
«Los detendrán, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán ante reyes y gobernadores a causa de mi Nombre,
y esto les sucederá para que puedan dar testimonio de mí.
Tengan bien presente que no deberán preparar su defensa,
porque yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá resistir ni contradecir.
Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán.
Serán odiados por todos a causa de mi Nombre.
Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza.
Gracias a la constancia salvarán sus vidas.»(Palabra del Señor)

Este tiempo, cercano al adviento ya, nos trae recomendaciones para que podamos , como gente de Cristo, tener los criterios propios de una “gente de Cristo” ante el mundo. ¿Son distintos los criterios con quienes no lo son? Muchos de ellos, si. El problema es cuando nos “entreveramos” con el mundo y, como cristianos, somos medios, “así nomas”, a lo que venga, portando un crucifijo en el pecho de vez en cuando, pero diferenciándonos poco de los demás.

Ayer, y hoy, nos decían que debíamos abrir bien grandes los ojos y estar atentos.

Hay algo que, ojalá, nunca perdamos: la capacidad de discernimiento para escuchar, separar, aceptar o rechazar lo que nos dicen…no todo vale, no todo es verdad. Hay muchos profetas falsos, como los hay verdaderos. Profetas del odio, de la desesperanza, de la conflictividad, que terminan provocando, profetas alarmistas, profetas del consumo, pero también hay profetas de esperanza y buenas noticias, de doctrinas que valen la pena, profetas de la serenidad. Este tiempo de fin de año, suele ser tiempo de  melancolía para muchos, según leo y escucho en varios lugares, que se fogonea por partidarios del  “todo está mal” , que terminan aumentando la “no paz” en el corazón…. El Espíritu Santo nos puede ayudar con el discernimiento, para saber darnos cuenta, quien es quien entre los profetas mundanos de nuestro tiempo.

A esto se suma lo  de la confianza en Dios y la perseverancia. Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza. Es que puede fallarnos todos aquí en la tierra…ÉL, NO. Puede salirnos mal una y otra vez lo mismo, pero estamos con Él , viene con nosotros. Pueden pasarnos “mil y una cosa”, pero la mano de Jesús se siente siempre. “no hay mal que por bien no venga” dice el viejo refrán. A veces pasan cosas que con el tiempo, se aprende a valorar como oportunas para nuestro crecimiento, para nuestra fortaleza, para nuestra voluntad, aunque en ese momento eran lágrimas y dolor.
Y ante esto, tenemos dos opciones: o abandonar, despotricar contra todos y contra Dios, dejar todo…o… perseverar. Hoy el Maestro bueno nos dice “Gracias a la constancia salvarán sus vidas”.

perseverar, aunque soplen vientos en contra…perseverar aunque tenga que nadar contra corriente, perseverar aunque todos vayan en sentido contrario, perseverar aunque a veces sienta el “silencio de Dios” que ,parece, no me escucha. Perseverar, aunque el dolor me atormente, perseverar aunque parezca que los que triunfen sean los amorales, los “malos” los injustos, perseverar aunque nos insulten o traten de callarnos o ningunearnos por el hecho de llamarnos cristianos. Perseverar…siempre al final del túnel, hay luz, mucha luz, hay vida, mucha vida.

Que podamos ser fieles, perseverantes, que no nos dejemos solo iluminar por un flash, en un  retiro y nada más…que crezcamos en la luz, que perseveremos en la cruz, todos los días, a cada instante, así hasta el final.

La constancia es la virtud por la que todas las cosas dan su fruto (escritor italiano, Arturo graf)

El mundo entero se aparta cuando ve pasar a un hombre que sabe adónde va. (Antoine de Saint-Exupery)

Si se siembra la semilla con fe y se cuida con perseverancia, sólo será cuestión de tiempo recoger sus frutos. (Thomas Carlyle. Historiador, pensador y ensayista inglés)


 Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad. (Albert Einstein)

Buena jornada para todos
Publicar un comentario en la entrada