martes, 28 de febrero de 2017

EL CIENTO POR UNO Marcos 10,28-31.


Pedro le dijo a Jesús: "Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido".
Jesús respondió: "Les aseguro que el que haya dejado casa, hermanos y hermanas, madre y padre, hijos o campos por mí y por la Buena Noticia,
desde ahora, en este mundo, recibirá el ciento por uno en casas, hermanos y hermanas, madres, hijos y, campos, en medio de las persecuciones; y en el mundo futuro recibirá la Vida eterna.
Muchos de los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros". (Palabra del Señor)


Oh lo que se perdió el joven rico de ayer… esto que enumera hoy Jesús para quien deja todo por seguirle. Nunca Él se deja ganar en generosidad. En algunos negocios a veces como un arte de ganar clientes, bastante discutible, dicen: tráeme el mejor presupuesto que tengas y te lo mejoro…parece que Jesús dice: ¿Qué te da el mundo?, vamos, te lo supero ya…

Cuando uno está en la cuerda floja, cuando quiere dejar todo, cuando siente que todas son “persecuciones”, es bueno pensar en esto: Dios nunca se deja ganar en generosidad… Cuando uno cree que la vida está hecha de diversiones, de ocupaciones de hoy, de pasar el momento, es bueno pensar que por más bueno que sea eso de vivir, mucho mejor es vivir con Cristo…

Como aquella vez que Él fue invitado a una boda junto a su mamá en Canaa. Faltaba el vino, la madre observadora, se dio cuenta , que ya no podría haber fiesta, que esas fiesta duraban siete días y que en menos de la mitad, aquellos noviecitos se habían quedado sin ese elemento tan indispensable para aquel momento. Un juego de miradas entre madre e hijo y el hijo que accede: entonces se produce el milagro y se cambia agua en vino
¡¡¡600 litros de agua en vino!!! LA CANTIDAD…para una fiesta de 60 ó 70 personas…

El encargado del banquete , que no sabía el origen de aquel vino, se acerca al dueño de la fiesta y le dice: todos ponen el mejor vino al comienzo, tú en cambio hiciste al revés, ¡¡¡este vino es mucho mejor que el anterior!!!   LA CALIDAD
O sea cantidad y calidad que Jesús nos da, en este último caso cuando lo invitamos a nuestra vida, y en el primer caso cuando decidimos seguirle sin volver la vista atrás.

¡¡Ciento por uno!! Vaya generosidad. Se trata de ser generosos en poner ese solo UNO, y sin esperar nada, recibiremos cien veces más, en tranquilidad, en serenidad, en paz, en familia unida, en salud, física y del alma, en prosperidad en inteligencia, el tiempo para hacer todo lo que debemos y aún más, en amigos nuevos…


Buena jornada para todos…
Publicar un comentario en la entrada