Mostrando entradas con la etiqueta el que busca encuentra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta el que busca encuentra. Mostrar todas las entradas

lunes, 24 de septiembre de 2018

Lucas 8,16-18. SER LUZ



Jesús dijo a la gente:
"No se enciende una lámpara para cubrirla con un recipiente o para ponerla debajo de la cama, sino que se la coloca sobre un candelero, para que los que entren vean la luz.
Porque no hay nada oculto que no se descubra algún día, ni nada secreto que no deba ser conocido y divulgado.
Presten atención y oigan bien, porque al que tiene, se le dará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que cree tener".


Palabra del Señor



Hoy el evangelio nos trae como tres lecciones, sugerencias, confirmaciones, certezas…


Al comienzo nos habla de que somos luz  y la luz debe alumbrar. Y lo debemos hacer donde vivimos.
Es fácil avergonzarse de ser luz, porque es difícil ser luz en el mundo que quiere las tinieblas.
Es fácil ir a favor de la corriente. Es de héroes ir en contra de la corriente, pero no por “contreras”  nomas, sino porque muchos de los valores que nos impone el mundo, no son compatibles con la vida cristiana. Solo basta pensar en las bienaventuranzas, en la que Jesús llama felices a los que el mundo considera como infelices o desventurados.

Hemos sido hechos para ser luz en el ambiente en que estamos.
Y ser luz no solo es ir con la Biblia bajo el brazo, es ser heraldo o embajador de esperanza, es tener una actitud proactiva estando siempre dispuesto a ofrecer nuestros brazos y manos, nuestros oídos y nuestra voz. Es ser positivos, sumar y nunca restar, es no prenderse en las conversaciones que tiren el ánimo de la gente a la basura, es hacer puentes donde otros se encargaron de dividir y hacer grietas.

Ser luz, hoy lo podemos ser enseñando al que no sabe, ofreciendo una hora de nuestro tiempo en dar clases de apoyo a chicos que necesitan para salir adelante en el colegio, es ponerse frente a quienes hacen bulling y evitar más dolor.

Ser luz es luchar por condiciones dignas de trabajo.

 Ser luz hoy es mostrando que se puede ser feliz en la vida matrimonial y no andar tratando de “bruja” o “inútil” a esposa o esposo, es mostrar la felicidad asumida, es luchar por la vida en todas sus edades.


Hay miles de maneras de ser luz y cada uno está llamado a serlo. Así iluminamos, así destrozamos la tiniebla, así le ganamos al desaliento reinante, así sonreímos y, lo más lindo, hacemos sonreír.




La segunda certeza, es que es imposible mantener secretos.

Tratamos de ocultarnos cosas a nosotros mismos. Cometemos errores, a veces los mismos errores, hasta en la elección de amigos, novias o novios… y no queremos buscar cual es el origen de esos errores. Tenemos errores o si quieren, pecados dominantes, y nunca fuimos a la causa, entonces volvemos una y otra vez… hace falta no ocultarnos verdades, hace falta hablar, hace falta sanar.

O les ocultamos cosas a los demás  que casi siempre salen a la luz. Y muchas veces eso no nos deja vivir. Cuántos secretos se fueron a la tumba y esos secretos ayudaron a que ese paso sea más traumático.
Lo mejor es vivir en la luz y la verdad.

A veces también es verdad que ocultamos nuestra real forma de ser , somos una cascara que envuelve un fruto a veces no tan bueno. Hay una fruta chiquita que quizás todos conozcan: la naranjita japonesa, o quinoto… una cascara finita y dulce, muy rica y por dentro el fruto agrio. Bueno, así.


O a veces queremos ocultarle las cosas a Dios. Pretensión imposible, ¿para qué? ¿Por qué? Si Él nos ve, y aunque respeta nuestra libertad, sabe todo.



Y la última certeza es que al que tiene, se le dará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que cree tener. El que estudia, más quiere aprender, pero si nos negamos a estudiar, perdemos hasta lo que sabemos. El que lee adquiere mucha cultura general, pero el que no lee, queda muy atrás en la  realidad del mundo que nos necesita.

Joven, el que busca,  encuentra…pero al que deja de buscar , se le acaba muy rápido la juventud y se vuelve un “viejo” en el cuerpo de un joven y el que busca, aunque mayor, siempre  será joven pues irá tras de objetivos siempre. El que no busca, acaba por perder hasta lo que tiene y consiguió

Ser luz, es una obligación y también un privilegio. Que Dios nos de la fortaleza de no “apichonarnos” , como decimos por ahí, ante esa aventura.

Buena jornada para todos.