Mostrando entradas con la etiqueta los ángeles de Dios. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta los ángeles de Dios. Mostrar todas las entradas

martes, 2 de octubre de 2018

Mateo 18,1-5.10. SANTOS ÁNGELES CUSTODIOS



En aquel momento los discípulos se acercaron a Jesús para preguntarle: "¿Quién es el más grande en el Reino de los Cielos?".
Jesús llamó a un niño, lo puso en medio de ellos
y dijo: "Les aseguro que si ustedes no cambian o no se hacen como niños, no entrarán en el Reino de los Cielos.
Por lo tanto, el que se haga pequeño como este niño, será el más grande en el Reino de los Cielos.
El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí mismo.
Cuídense de despreciar a cualquiera de estos pequeños, porque les aseguro que sus ángeles en el cielo están constantemente en presencia de mi Padre celestial."

Palabra del Señor



Si no cambian o no se hacen como niños… o sea que estaban en el camino contrario… debían cambiar actitudes, formas de ser.


A nosotros también nos dice: cambien y háganse como niños.

Mucho depende del objetivo que nos propusimos en la vida y el camino que usamos para llegar hasta él. Si nos propusimos triunfar y el camino es cualquiera, es decir no importa pisar a compañeros, dejar atrás a otros compitiendo  ferozmente sin importar nada, si lo que queremos es obtener fama, dinero, lujos, lo que nos hace soberbios, orgullosos alejado de todos, entonces estamos en el camino contrario al que nos propone Jesús… si yo busco triunfar en lo mío, ser un buen profesional, ser un buen amigo, novio/novia, esposo/esposa, padre de familia, empleado, y si lo hago con humildad, aferrado a la voluntad de Dios a quien consulto siempre sobre mis proyectos, a quien pongo en primer lugar, si lo hacemos con la humildad esa instintiva de los niños, una humildad que no está afectada por el mundo competitivo y buscador de premios y primeros lugares de los adultos, entonces vamos por buen camino.

El niño es dependiente de sus papás o adultos a cargo. Les cree, les respeta, y el miedo al mundo lo enfrenta de la mano de papá o mamá, y ese miedo al mundo , es como el primer día de clase y entrar a un colegio cuyas paredes  son eternas y el techo es altísimo y los profesores y maestros son gigantes, a los que “enfrenta” con el gigante papá y la gigante mamá… el miedo que a veces tenemos a enfrentar cada cosa del mundo, lo solucionamos de la mano del gigante Dios que va con nosotros. Si confiamos en su poder y gracia que ya de por si nos basta, somos como niños, dependientes del amor y fortaleza del buen Dios.

El niño, en definitiva, tiene confianza. Es instintivamente dependiente e instintivamente confía en sus padres para la provisión de sus necesidades. La gran mayoría de nosotros hemos tenido la gracia de ser cuidados por papás y mamás que nos han llenado de cariño. Duele ver cuando los niños deben deambular solicitando alimentos o vendiendo algo para poder ayudar en casa. Es como si sus ángeles humanos se hubieran ido…

El evangelio hoy nos recuerda y celebramos por ello a los ángeles custodios de cada uno. Angel significa enviado o mensajero. Son espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación. Son mediadores entre Dios y los hombres.


Yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te conduzca hasta el lugar que te he preparado, cuenta el éxodo capitulo 23 ,20 que fueron las palabras de Dios a Moisés  cuando iba a entrar a Cannan,  la tierra prometida.

En nuestra vida, Dios pone ángeles que nos cuiden para que los pasos que damos sean seguros, y estén acompañados por Dios. Nos manda ángeles que vayan adelante viendo si el rio es profundo para poder cruzar, si hay abismo próximo para desviar el camino, si hay peligro venidero que no supe apreciar de antemano:

Respétalo y escucha su voz. No te rebeles contra él, porque no les perdonará las transgresiones, ya que mi Nombre está en él, sigue diciendo el Libro del Éxodo, cap. 23, 21.

Leí por ahí también que ángeles son   tantas personas que nos han hablado de Dios, que nos han traído su mensaje, que nos han cuidado en el camino, en la vida, en la enfermedad, que han amado nuestras miserias sin tener en cuenta cómo seamos y cómo nos hayamos comportado. La madre, la abuela, el abuelo, esposa, esposo…tantos otros.

Como olvidarme de aquel día
Quedaste en silencio, quedaste sin vida
Un beso te di no sé si lo sentiste
Una lágrima mía quedó en tu mejilla

Hablamos un rato, antes que partieras
Dijiste te amo, como si no lo supiera
Lo pienso y te extraño
Y me hace mucho daño

Dice la letra de una canción de La Beriso… y se estremece el alma pensando en tantos que se fueron y que hoy también nos cuidan cerquita de Dios como están.

¿Rezamos juntos a nuestro Ángel?

Ángel de la Guarda,
dulce compañía,
No me desampares,
ni de noche ni de día,
hasta que descanse
en los brazos de
Jesús, José y María.

Buena jornada para todos. Ojalá pensemos en nuestro ángel, ese que Dios nos puso para señalarnos el camino y guiarnos por la senda del bien y del amor.